No es (solo) magia, es Pedagomagia.

Las primeras veces que hice juegos de magia dentro
de un aula fueron de forma ocasional, en celebraciones. Posteriormente lo hice en el intervalo de clases o

como transición del recreo. Empecé a constatar

mejoría en la atención y motivación del alumnado

hacia lo que decía y cómo lo transmitía. Se

creaban nuevos códigos de comunicación y

mejoraba nuestro vínculo emocional.

No solo ayuda para

motivar, sino

para explicar

contenidos

concretos y, sobre

todo, para generar

espacios donde desarrollen

su creatividad, trabajen y mejoren

sus competencias personales, que repercutirán positivamente en su desarrollo como persona

y en su futuro perfil profesional.

Es por ello, que la Pedagomagia reivindica el

enorme potencial constructivo de la magia

cuando ésta se convierte intencionadamente

en un acto educativo.

En mis sesiones de Pedagomagia  utilizo el

eslogan Descubre la magia, guarda el secreto.

Los juegos desvelados son de dominio

público, la mayoría se

pueden encontrar en

libros o en Internet

al alcance de cualquiera.

El elemento diferencial, es el enfoque

didáctico, la manera de presentarlos y

aprenderlos, a través de una vinculación

emocional consciente. No obstante, a  lxs

aprendices de magia les recuerdo la importancia

de guardar el secreto. Les hago cómplices del

círculo mágico del que pasan a formar parte y les

otorgo la categoría de compañerxs.

La Pedagomagia ayuda a desarrollar un pensamiento crítico. Tras realizar un juego, podemos explicar su funcionamiento generando espacios individuales y colectivos donde cuestionar, analizar y sacar conclusiones
de lo aparentemente acontecido. No se trata de explicar todos los juegos realizados si no de ayudarles a construir

un verdadero espíritu crítico de lo que acontece a su alrededor. 

Tan importantes son los aprendizajes que se pueden llegar a adquirir cuando se revela el secreto y aprenden los juegos como cuando no se hace. La capacidad de disfrutar y la gestión de la frustración que se siente cuando te

hacen un juego y no te desvelan su secreto es

un importante aprendizaje para su

proceso madurativo.

 

       La Pedagomagia

permite el

desarrollo de

habilidades

comunicativas.

Mejorar la capacidad

comunicativa oral, con la

presentación y ejecución de los

juegos, que se desinhiban y

aumenten su autoestima, y la comunicación

escrita elaborando sus propias instrucciones.

La Pedagomagia permite mejorar la

psicomotricidad ensayando y realizando

los juegos se perfecciona la habilidad manual.

La Pedagomagia fomenta la relación psicoafectiva

entre quien realiza el juego y quien lo ve.

En todo momento, la Pedagomagia tiene

presente la participación y el rol de lxs alumnxs.

Es lógico que cada unx participe de distinto modo,

más o menos expuestxs, desde

el escenario o desde sus

sillas. En la Pedagomagia la

elección de lxs ayudantes no se deja

al azar (o aparentemente sí). Dependiendo

del objetivo del juego, podemos escoger

a un perfil u otro de alumnxs. Otorgar el poder de

hacer magia a un niñx es un excelente método para aumentar su autoestima. Cuando un niñx aprende un

juego de magia se siente con poder, tiene el control en sus manos y por consiguiente se siente mejor aumentando su autoestima. Cuando hace magia a sus amigxs y familiares

es capaz de provocar en ellxs risas,misterio, ilusión, etc. Tiene el poder de hacerles sentir bien y por lo tanto, experimentará una sensación maravillosa gracias a la magia.

Cada persona debe conocerse y hacer magia desde el rol con el que se sientan comodxs. Es importante que los juegos salgan bien, es muy importante que aprendan, pero sobre todo es fundamental que disfruten, que se lo pasen bien, ¡qué se DIVIERTAN!

Bienvenidx a la Pedagomagia.